viernes, 17 de febrero de 2017

¿Peeerdona? El aceite de oliva, envasado y etiquetado, por favor

El aceite de oliva, con su camisita y su canesú

Estaba yo haciendo un trabajito sobre aceite de oliva, cuando me he tropezado con esta campaña que primero, me ha llamado la atención; segundo, me ha hecho gracia, y tercero, me ha dejado un reconcome que me he dicho, más cultural que nuestro aceite de oliva virgen no lo hay, y más gutural que un «peeerdona» dicho a tiempo y con el gesto adecuado, tampoco, así que me he puesto manos a la obra a escribir esta entrada.

Resulta que la Interprofesional del Aceite de Oliva Español ha lanzado una campaña con este eslogan para recordarnos, a nosotros pobres e incautos consumidores, que, desde 2014, todos los bares y restaurantes están obligados a servir el aceite en envases etiquetados dotados de un tapón anti rellenado o en formato de un solo uso. Los tres personajes escogidos para eliminar las aceiteras de las mesas y barras han sido el autodenominado comidista Mikel Iturriaga, el chef Diego Guerrero y la actriz Rosy de Palma.

Todo ello para recordarnos que en España tenemos uno de los mejores aceites del mundo, (yo, abanderada del guturalismo, diría que el mejor) una joya de la gastronomía que da vida a nuestras recetas, «tan virgen, tan extra», como dice Rosy de Palma,  «el oro líquido de nuestras cocinas, con su sabor, con su categoría» según afirma Diego Guerrero, o ver cómo Mikel Iturriaga pregunta a la camarera con un punto chulesco: «¿me va a privar de ese momento mágico, y ver cómo cae esa auténtica maravilla, con ese aroma, esa calidad, que hasta de China vienen a saborearlo aquí?». De verdad, no os perdáis los spots, duran solo treinta segundos y, en determinados momentos, te reconcilian con uno mismo. Que estamos hartos de que nos traten como a ganado, ¡hombre ya!




No hay comentarios:

Publicar un comentario